Slims bread (o pan plano)

Lo que más me ha costado de este pan es bautizarlo. Y es que, según veas la foto, vas a pensar que mis Slims es un pan tipo molde como el de este post pero en porciones individuales. ¡Y tienes toda la razón! Pero en el mercado ya existe un nombre para algo parecido que, sin embargo, no es pan… ¡y ni siquiera tiene lo que dice tener! Por ello, permíteme un poco de protagonismo, diciéndote los míos si son lo que dicen ser y, además, son lo que ves: un pan con un 30% de harina de espelta integral y un buen puñado de semillas variadas.

Estos Slims se van a convertir en un «fondo de despensa»

Mis Slims está llenos de fibra, vitaminas, minerales y sabor

Pocas cosas hay que me den más rabia que el engaño o las medias verdades, que es lo que cuenta el gran Iban Yarza en una de sus fotodenuncias. No me voy a extender mucho más en relatar lo que hace una gran multinacional alimentaria para hacer ver a sus consumidores que sus productos son light, nutritivos y sanos cuando la realidad es bien distinta…

Mi producto es otra cosa y si, como hago yo, quieres comer algo que de verdad sea sano y nutritivo, sigue estas líneas. No es tan difícil de preparar, de verdad. Y la satisfacción que sientes cuando los que lo prueban te hacen la ola, no tiene precio.

Ingredientes para 7-8 unidades

  • 280 gr de harina de fuerza
  • 120 gr de harina de espelta integral
  • 115 gr de agua
  • 115 gr de leche o bebida vegetal
  • 20 gr de azúcar panela
  • 40 gr mantequilla o aceite de oliva
  • 4 gr de levadura
  • 6 gr de sal
  • 50-60 gr de semillas al gusto (sésamo, chia, lino, girasol, amaranto, mijo, amapola,…)

Elaboración, no es tan difícil de preparar, lo prometo

Mezcla las harinas y semillas para que la masa salga uniforme. Por otro lado, mezcla los líquidos con el azúcar y la levadura. En caso de usar mantequilla, agrégala, en textura pomada, junto a la harina.

con un aporte de fibra integral y enriquecidos con semillas

Mete las manos en la masa

A continuación, echa la mezcla de harinas y semillas en tu bol amasador, sea eléctrico o no, y amasa vertiendo los líquidos al bol. Si lo haces a mano hazlo de tres veces, amasa groseramente, añadiendo la sal y dejando reposar la masa 10 minutos entre cada amasado. Si prefieres la comodidad de una amasadora eléctrica, como hago yo, conecta el gancho de amasar y ve agregando el líquido de manera que las harinas y semillas la vayan absorbiendo. Agrega la sal al final y sigue amasando unos minutos, hasta que la masa sea homogénea y se despegue de las paredes del bol.

Luego vuelca la masa en una superficie de trabajo y trabájala profundamente hasta conseguir una textura homogénea, lisa y brillante. Deja reposar la masa durante una hora y tapada con un paño limpio. Separa porciones de unos 90 gramos de peso, boléalas ligeramente y deja reposarlas otro rato hasta que notes  que se han relajado y ablandado un poco. Es signo de que han vuelto a fermentar.

Vamos a formar nuestros Slims.

Coge cada porción de masa y dales forma de torta plana y redonda de no más de 0,5 centímetros de grosor. Puedes hacerlo a mano o con un rodillo. Espolvorea con un poco de harina y preséntalos en una bandeja de horno forrada con papel vegetal.

No creas que son muy finos ya que al fermentar y hornear crecerán un poquito. Piensa que deben tener la textura tierna de pan de hamburguesa pero no más grueso, una vez horneado, que una rebanada de pan. Precalienta el horno a 200ºC, mientras nuestros Slims reposan por última vez. Hornea los panecillos unos 15-18 minutos a 200ºC y si ves que la superficie se dora un poco más de la cuenta, cubre la bandeja con papel vegetal. Una vez horneados, sácalos del horno y déjalos enfriar sobre una rejilla y tapados con un trapo.

Son tan tiernos y sabrosos que se comen solos, como cualquier pan de verdad…

Suelo acompañar mis Slims con mermelada ecológica

Si los acompañas de una buena mermelada, la merienda será una verdadera delicia. Si estás en un periodo de dieta saludable, puedes sustituir la mantequilla por aceite de oliva; pero piensa que la mantequilla hace una miga más suave y, tan solo tocan a 6 gramos de grasa por porción o como se dice por mi tierra, na y menos.

Sobre el autor: Iván Alonso

2 comentarios de “Slims bread (o pan plano)”

Puedes responder o Trackback en este post.

  1. Mina - 27 marzo, 2019 at 6:39 pm Reply

    Deliciussssss…

    Pues yo los quiero en mi despensa. Tengo ganas de agarrar unos cuantos y probarlos…

    • Iván Alonso - 8 abril, 2019 at 1:17 pm Reply

      Es una opción muy versátil y valida para merendar fuera de casa o llevar aun picnic porque los puedes preparar sobre la marcha, así que cuando quieras Mina, ya sabes donde estoy. ¡Gracias por comentar!

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se publicará.

Información sobre protección de datos:

Responsable: Iván Alonso Jiménez.

Fin del tratamiento: Controlar el spam, y gestionar los comentarios.

Legitimación: Tu consentimiento.

Comunicación de los datos: No se publicarán los datos, salvo por obligación legal.

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad u olvido.

Contacto: panescongarra@gmail.com

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.