roscón

Roscón de Reyes Primitivo reto #1libro 1pan

Vale que el roscón de reyes es mas típico de enero y tendríamos que empezar a practicar en diciembre…Pero siempre se nos echa el tiempo encima y, en este caso, te voy a proponer algo más sencillo de preparar y que , además, puedes congelar…

La receta esta inspirada en la que te encontrarás en el ultimo libro de Beatriz Echeverría «Los elementos del pan» ,del que ya te hablé en este post . Vayamos al lio que la receta, en principio, se hace del tirón en unas 6-8 horas de tiempo:

Ingredientes de tu roscón:

  • 600 g de harina de fuerza( Ylla Oro Blanco)
  • 270 g de agua a 60ºC
  • 11 g de levadura fresca
  • 10 g de sal fina
  • 6 g de ralladura de limón
  • 18 g de ralladura de naranja
  • 150 g de mantequilla pomada
  • 120 g de azúcar (en mi caso, tipo panela)
  • 90 g de huevo
  • 30 g de agua de azahar
  • 15 g de ron
roscon
Roscón primitivo

Elaboración del roscón:

Antes que nada, debes tener los ingredientes a temperatura ambiente y el agua a 60ºC. Primero agrega sal y azúcar al bol y añade el agua para batir durante un minuto y seguidamente vierte los huevos para seguir batiendo. Es la hora de añadir la harina y encima la levadura fresca desmenuzada. En este caso si he respetado el uso de la levadura fresca porque el matiz de esta receta, normalmente elaborada en varios días, es que se puede preparar en el mismo día con unos resultados mas que aceptables, incluso después de descongelar.

Añade el resto de ingredientes menos la mantequilla. Bate con el gancho(o a mano, si no tienes amasadora eléctrica) hasta que la mezcla tome un aspecto homogéneo. Al usar azúcar panela, la miga va a resultar de un color mas tostado y con un sabor a caramelo más acentuado. Una acierto, bajo mi punto de vista. Deja la masa en el bol cubierta con un gorro de ducha o film transparente y en dos horas seguiremos con el proceso.

roscon
Este roscón tiene una miga verdaderamente aromática

Pasado ese periodo de fermentación en bloque, pasaremos la masa a una superficie de trabajo e iremos agregando la mantequilla en dados y trabando el conjunto con la técnica del amasado francés durante unos minutos hasta que la masa tome cuerpo. Notarás como la masa se hace mas elástica y maleable a medida que la mantequilla se integra en la misma. Cuando acabes de añadir la mantequilla y la masa sea lisa y brillante, bolea levemente y mete la preparación en el bol para dejar reposar.

En la receta del libro, no se mencionan los reposos en frío. A mi me resulta casi indispensable, ya que el frío ayuda a endurecer la mantequilla, haciendo que la masa sea muy manejable los primeros minutos de formado del roscón.

en este caso me desviaré un poco del proceso que propone Bea y lo dejare en reposo al menos dos horas o, si lo prefieres, de un día para otro para hornear cuando mejor lo preveas tú.

En mi caso, como ya te comenté prefiero dejar en frío al menos dos o tres horas para manejar la masa mas fácilmente en este formato, en el que Bea propone hacer una tira de masa y anudando los extremos cerrar el bollo. Una vez formas el roscón, colócalo rápidamente sobre papel vegetal y acomódalo lo más abierto y redondo posible, ya que al fermentar casi doblará su tamaño. Lo ideal es guardar dentro del horno apagado en el que tendrás un cazo de agua caliente, favoreciendo así un ambiente cálido y húmedo que evitará que la masa se seque. Pasarán un par de horas hasta que este al punto de fermentación. Aprovecha para preparar la decoración que hayas elegido.

A los 90 minutos de reposo, saca la bandeja del horno y precalienta a 180ºC con calor a ambos lados y sin ventilador. Pincela el bollo con leche y decora con el azúcar panela humedecido con zumo de limón y dispón las rodajas de naranja al gusto. Hornea durante 15-18 minutos y justo al sacar la bandeja déjala caer sobre la encimera de la cocina un par de veces desde una altura de 20 centímetros. Esto hace que el roscón pierda la humedad y el vapor interior del horneado y no se pierda volumen al enfriar del todo.

Como verás en las fotos, el roscón de este año tiene un aspecto bastante rustico, haciendo alusión a lo primitivo, a lo de antes, o sea, un poco de azúcar panela y rodajas muy muy finas de naranja natural.

Si te fijas, el tono del roscón, es bastante unificado porque el azúcar panela le ha dado a la masa esa tonalidad acaramelada y no quise dorar mas para evitar que se secara. He de decir que no tiene el típico aspecto estético colorido y festivo, porque quería mantener un tono más sobrio. Y de sabor esta tan conseguido que a mi me compensa.

roscon
Al descongelar, ¡el roscón queda estupendo!

He querido aprovechar para congelar parte de este roscón y comprobar que tal responde al proceso de descongelación. Y ya he decidido que este año no me voy a pegar el atracón del trabajo en navidad y preparar un roscón en tres días con el poco tiempo que me deja el trabajo en esos primeros días de Enero. Una vez descongelado a temperatura ambiente queda espectacular. ¡Palabrita!

Sobre el autor: Iván Alonso

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se publicará.

Información sobre protección de datos:

Responsable: Iván Alonso Jiménez.

Fin del tratamiento: Controlar el spam, y gestionar los comentarios.

Legitimación: Tu consentimiento.

Comunicación de los datos: No se publicarán los datos, salvo por obligación legal.

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad u olvido.

Contacto: panescongarra@gmail.com