Redondillos Multisemillas

Me gusta presentar estas piezas o redondillos cuando hay una reunión familiar, porque cada uno coge su pan y lo tiene a mano para picotear o acompañar en la comida. Pero son tan tiernos que también sirven como desayuno, si los abres y untas con mermelada y un poco de buena mantequilla o un buen aguacate con rodajas de tomate. Eso lo dejo a tu elección. ¿Te animas a prepararlos?

¿Qué necesitas para unos panecillos llenos de sabor?

  • 500 g de harina panificable
  • 280-300 ml de agua
  • 3 g de levadura seca
  • 50 g de semillas al gusto
  • 5 g de sal
  • 10 g de aceite de oliva

¡¡Vamos a por esos “redondillos”!!

Vamos a comenzar esta preparación el día anterior.

Yo prefiero que las masas de mis panes tengan al menos 12 horas de fermentación en frío. Así logramos un sabor más profundo, una miga más esponjosa y una mayor duración del pan. Además, desde el punto de vista digestivo, se disgregan mejor los componentes del trigo, favoreciendo una buena digestión y evitando picos glucémicos muy altos. Más adelante hablaremos de esto detalladamente, ¿vale?

Vamos a mezclar todos los ingredientes, menos la sal, dando un amasado duro, a máquina, hasta que la masa llegue a un punto medio de mezclado. Esto es, que veas una masa conjunta pero no homogénea. Para la máquina y deja reposar una media hora. Verás que la preparación ha aumentado un poco de volumen y que, al tacto, es más suave. Agrega la sal y, si es necesario, corrige de agua. En esta segunda fase, la masa debe ser homogénea y se agarrará al gancho de tu máquina. Retira la masa del bol y pásala a un recipiente hermético,  engrasado y que quepa dentro del frigorífico. Déjala reposar toda la noche.

Al día siguiente, saca la preparación del frigorífico y déjala atemperar una hora, tras la cual, la volcarás a tu mesa de trabajo para dividir y bolear cada pieza.

Separa piezas de unos 95-100 gramos. Forma unas “minitortas” y ve remetiendo el borde de la misma hacia adentro formando un bollito, cerrándolo en el centro. Luego, dándole la vuelta, lo boleas con la palma de tu mano hasta que quede una superficie lisa y redondeada. Al principio, te puede costar unos minutos adoptar la técnica, como me paso a mí, pero poco a poco y con práctica, los harás en pocos segundos. ¡Ánimo! Si yo pude, tú también.

Coloca cada redondillo en la bandeja del horno previamente enharinada, para dejarlos levar unos 40 minutos más. Prepara el horno a 250ºC y precalentando de tal manera que, cuando los panes estén listos, el horno también.

Haz un corte en cruz o en línea en cada pieza para que greñe debidamente.

Mete la bandeja con los panes en la parte media-baja y vierte medio vaso de agua en la base del horno. Hornea durante 15 minutos o hasta que estén algo dorados.

Aunque te parezca un suplicio, deja enfriar estas delicias al menos 30 minutos para que la miga se atempere y los sabores se asienten.

 

Estos trucos te pueden servir para esta y otras preparaciones similares:

  1. Puedes versionar la receta sustituyendo las semillas por granos de anís o un 10% de harina integral para hacerlos mas sabrosos.
  2. El corte de la pieza es importante para que, durante la cocción, el pan respire y expulse el gas de la fermentación. Si algún pan se ha abierto en la base, será señal de un mal boleado (no se ha generado suficiente tensión superficial).
  3. No es conveniente que se tuesten mucho porque, al ser piezas de pequeño tamaño, se pueden secar con facilidad.
  4. Puedes congelar estos panecitos y sacar a demanda dando un toque de tostados u horno antes de consumir. Yo lo hago así. No notarás la diferencia.

Sobre el autor: Iván Alonso

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se publicará.

Información sobre protección de datos:

Responsable: Iván Alonso Jiménez.

Fin del tratamiento: Controlar el spam, y gestionar los comentarios.

Legitimación: Tu consentimiento.

Comunicación de los datos: No se publicarán los datos, salvo por obligación legal.

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad u olvido.

Contacto: panescongarra@gmail.com

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.