papitas alegres

Estas papitas se van a convertir en un clásico de la cocina

Esta forma de guisar papas la he adoptado y adaptado de esta otra que hace tiempo nos propuso mi amiga Laura de Sano y de rechupete con sus papas zalameras.

Aunque lo que realmente mantengo de su modo de hacerlo es sofreír las especias que vaya a usar en la preparación y usar papitas nueva. Ella las pela, sin embargo a mi, me gusta usarlas pequeñas y con la propia piel. Es tan tierna, que me parece una pena eliminarla; además, hay que tener en cuenta que en la piel reside gran parte de las propiedades nutricionales de la papa. También puedes usar papas más grandes, pelándolas y chasqueándolas y así, de paso, favoreces que la salsa engorde un poco más.

La variedad que uso en esta receta, es una papa canaria típica de la isla de Tenerife. La reconocerás porque tiene la piel de un tono morado oscuro tirando a negro y la pulpa es amarilla y, una vez cocinada, muy mantecosa.Las hay de varios tamaños, pero para esta receta lo ideal es que sean lo más pequeñas posibles, del tamaño de una nuez. A más grande sea la papa, más cocción llevará.

Yo preparo esta cazuela con diferentes especias, alguna aromática y un punto picante. Tú puedes variar y agregar algún tipo de carne o embutido o solo unas verduritas e incluso completarlo con un huevo frito y una buena rebanada de pan. Veamos cómo lo hice esta vez.

¿Qué necesitas para preparar esta cazuela tan sencilla?

20-30 papas negras de arrugar
Un trozo de costilla de cerdo ibérico troceada sin hueso
Medio pimiento rojo
Pimiento verde al gusto
Media cebolla
Un trozo de puerro
4 setas de cardo
Aceite de oliva
Caldo o agua
Dos dientes de ajo
Especias (media cucharadita de cada): cúrcuma, comino, pimentón ahumado y polvo de harissa
Una cucharadita de tomillo
Sal y pimienta al gusto

Nos ponemos a ello, ¡venga!

Lava las papas y reserva. En la cazuela donde vas a preparar el guiso, calienta una cantidad de aceite que cubra el fondo de la misma y agrega la mezcla de especias para sofreírlas, hasta que notes que se desprenden sus aromas. Aprovecha y dora el ajo machacado y, a continuación, agrega los trozos de carne para marcarlos un poco.  Rehoga los pimientos, cebolla, puerro y setas. Dora todo el conjunto y agrega las papas. Remueve a conciencia unos minutos, agrega el tomillo y salpimienta al gusto.

Vierte el caldo caliente y cocina a fuego fuerte unos minutos. Agrega la cantidad de líquido para cubrir el guiso y, si ves que se consume, agrega medio vaso más.

Baja el fuego a la mitad, deja la cazuela entreabierta y cocina unos 10-12 minutos o hasta que al apretar las papas, éstas se noten tiernas. Prueba el caldo y rectifica de sal.

Si quieres que el caldo engorde un poco, coge dos papas de la cazuela y machácalas para que se mezcle todo bien.

Remata el plato y la presentación con un poco de perejil picado y acompaña con una rebanada de pan, tal y como te muestro en las fotos.

Sobre el autor: Iván Alonso

3 comentarios de “papitas alegres”

Puedes responder o Trackback en este post.

  1. Laura - 21 agosto, 2018 at 7:36 am Reply

    ¡Me encantan! La verdad es que siempre que las hago son un éxito.

  2. Mina - 21 agosto, 2018 at 4:51 pm Reply

    Esas papitas alegres también las he hecho y están riquísimas. Si las encuentro buenas, las cocino con su piel y si no las hago como Laura.

    Una receta perfecta Iván.

    Mmmmm… estoy viendo muchas cositas por aquí.

    Muacksssss

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se publicará.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.