Espiguitas integrales con frutos secos

Un pan completo para desayunar ¡No veo mejor manera de empezar el día!

Este pan que te propongo hoy, se caracteriza más por el formado final que por la elaboración de la masa ¿Ya estas cogiendo soltura en la elaboración de masas básicas, tanto de pan común como de elaboraciones fermentadas dulces como este brioche ? Es hora de ir innovando con ingredientes extra que aporten un plus de sabor o textura a tus preparaciones. Si además lo acompañas con un formado final más original que la típica hogaza, el éxito esta asegurado.

pan integral enriquecido con frutos secos y pasas

Fíjate en la lista de ingredientes, no dista mucho de lo que utilizo e mis panes de molde. Verás que, para enriquecer las espigas, sustituyo parte de la harina blanca por harina integral de espelta.

Imagina un desayuno en el que lleves a la mesa estas bonitas tortas en forma de espiga enriquecidas con los frutos secos que prefieras.

¿Nos ponemos a ello?

Ingredientes:

  • 300 gr de harina de fuerza
  • 100 gr de harina de espelta integral
  • 5 gr de levadura
  • 50 gr de pasas previamente hidratadas con agua tibia
  • 50 gr de nueces troceadas
  • 115 gr de leche o bebida vegetal
  • 115 gr de agua
  • 40 gr de mantequilla
  • 20 gr de azúcar panela
  • 5 gr de sal

Elaboración:

Primero deberás hidratar las pasas en agua tibia durante al menos una hora. Así, lograremos que la pasa no absorba la humedad del pan.

Mezcla los ingredientes de la lista, menos los frutos secos, hasta que formen una masa más o menos homogénea. Dejamos reposar la masa 10 minutos y volvemos a amasar para dar un reposo rápido de media hora. Aprovechamos y troceamos los frutos secos elegidos y los  agregamos al bol, amasando a mano o a máquina hasta que estén completamente integrados y la masa tome un aspecto liso y brillante. Saca la masa del bol de amasar y boléala a mano unos minutos  para dejarla reposar 40 minutos. En este tiempo la masa se relajara y comenzará la fermentación.

Puedes comerlas solas o abrirlas a la mitad y untarlas con un poco de crema de queso.

Separamos 5 piezas de unos 150-160 gramos de peso y boleamos superficialmente para dejar reposar unos 15 minutos más y la masa se deje estirar y trabajar.

Con ayuda de un rodillo o a mano forma unas tortas con forma triangular y practica un corte central desde el vértice hasta la base pero sin llegar a los bordes. Haz lo mismo a los lados de este corte central como formando un dibujo de espiga y abre los cortes. Preséntalos en una o dos bandejas de horno forradas con papel sulfurizado y deja reposar otros 40 minutos. Pincela con un poco de leche para dar brillo a las espigas y así evitar que se rompan en la cocción.

Evita comer cualquier masa fermentada recién sacada del horno

Finalmente, hornea durante 15 minutos a 190ªC o hasta que la superficie este dorada.

Es tan buena y suave que se puede comer sola

Si eres capaz de esperar, déjalas enfriar para disfrutar de ellas después de un reposo necesario. Ten en cuenta que en los tiempos de enfriado, la masa sigue fermentado, expulsando gases al exterior y asentando la estructura de la masa.

Sobre el autor: Iván Alonso

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se publicará.

Información sobre protección de datos:

Responsable: Iván Alonso Jiménez.

Fin del tratamiento: Controlar el spam, y gestionar los comentarios.

Legitimación: Tu consentimiento.

Comunicación de los datos: No se publicarán los datos, salvo por obligación legal.

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad u olvido.

Contacto: panescongarra@gmail.com

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.