Como hacer tu yogur casero

¡Conviértete en el dueño de tu alimentación!

Desde hace varios años decidí que de mi alimentación me ocupaba yo. En el más amplio y estricto sentido de la expresión. Esto significaría cambiar mis hábitos de compra de alimentos y rutinas de cocina. Y empecé por el yogur

Además, como sabes, el pan supuso un revulsivo en mí día a día, ya que, poco a poco, iría incorporando a mi dieta panes, galletas o pasta de elaboración propia. ¿Qué por qué te cuento todo esto? Porque no solo en el pan se iba a quedar la cosa: mermeladas, algunas conservas vegetales, helados o yogur eran preparaciones que, a poco que investigara, las podría elaborar en casa sin demasiada dificultad.

Hoy vamos a hablar del yogur. Del casero, claro.

Si te fijas en los lineales de un supermercado, podrás ver postres lácteos de mil sabores, texturas, extras de contenido (bífidus, probióticos, vitamínicos, light…) y muchas cosas más. Pero si buscas un yogur de verdad, te va a costar un poquito.

Esa es otra de las razones por las que decidí que el yogur que comería iba a ser casero también. Ya casi no encuentras un yogur tradicional, de verdad. De los que en la etiqueta de ingredientes solo diga: leche de vaca y fermentos lácticos. Porque el yogur original es solo eso: una mezcla de leche animal fermentada con bacterias lácticas que hacen cuajar la leche, volviéndola espesa y un poco ácida.

No quiero cantidades ingentes de azúcar, grasas, gelificantes y natas, porque eso no es yogur, es otra cosa. Quizá podría llamarse preparado lácteo a base de leche en polvo reconstituida…Pero que no lo llamen yogur porque no lo es.

En este post intentaré explicarte como hacer tu propio yogur en casa, con productos frescos y naturales. Y es que, para empezar, solo necesitas leche fresca y un yogur. Si te interesa el tema, sigue leyendo.

¿Que necesitas para tener un buen yogur casero?

Como te comentaba, para comenzar, solo necesitas leche de buena calidad y un yogur de verdad, que aún lo puedes encontrar en los lineales de frío de tu supermercado de confianza. Vamos a ver qué tipo de leche y yogur debes usar:

  • Leche: es cierto que puedes usar cualquier tipo de leche, aunque a mí me da mejor resultado en sabor y textura la leche fresca en botella que verás en los refrigeradores del supermercado. He visto incluso marcas que ofrecen versiones sin lactosa o desnatada. Yo la prefiero entera o semidesnatada, ya que espesará mejor. Evita aquellas que se etiqueten como preparado lácteo, ya que eso es leche en polvo reconstituida con agua.
  • Yogur: si vas a plantearte hacer yogur regularmente, solo necesitarás uno al principio, ya que para los siguientes, bastará con que guardes un poco del yogur anterior. Intenta usar uno etiquetado como natural sin azúcar. Revisa la etiqueta y asegúrate que no contenga grasas añadidas o leche en polvo reconstituida. La opción más fiable es optar por uno ecológico.

¿Cómo se transforma la leche en yogur?

Es un proceso en el que las bacterias lácticas del yogur fermentan, se reproducen y cuajan la leche, generando un producto  de textura similar a la natilla o nata semi montada y con un sabor algo ácido. Este proceso tiene lugar a una temperatura constante de entre 37ºC-39ºC durante al menos 8 horas. Este ambiente se da perfectamente en una yogurtera que podrás comprar en una gran superficie de electrodomésticos. Las encontrarás en varios formatos y tamaños pero básicamente existen 2 tipos:

  • Un cubículo eléctrico con tapa y 6 u 8 vasitos de cristal en los que repartirás la mezcla previamente preparada, para dejarla reposar durante 6 u 8 horas.
  • Un recipiente unitario de un litro de capacidad, como mínimo, que se coloca dentro de una “incubadora” que conectas a la red eléctrica para que genere el calor necesario y se produzca así el yogur. Esta es la que yo tengo.

Vamos a preparar nuestro primer yogur casero.

Necesitarás un litro de leche y un yogur de 125-150 gramos. Lo mezclamos bien y procedemos a verterlo en el recipiente elegido o vasitos al gusto. Para mantener esa temperatura constante hay diferentes trucos caseros de los que te puedes valer si no quieres usar o comprar una yogurtera de las que hablamos anteriormente. Si quieres hacer más cantidad, solo tienes que duplicar los ingredientes iniciales.

¿Cómo hacer un yogur sin yogurtera eléctrica?

El único requisito indispensable es mantener una temperatura constante de entre 38-40ºC durante al menos 6 horas. Veamos varios métodos caseros:

  • Si tienes Thermomix, prepara la mezcla calentándola durante 10 minutos; los primeros minutos, a 50ºC y, cuando llegue a esa temperatura, bajar a 37ºC hasta terminar los 10 minutos. Tapa la máquina con una bolsa de plástico grande y luego con una manta. Este método no está mal pensado, pero he notado que al verter el yogur a otros recipientes, no se recupera la textura inicial del yogur. No obstante, es una forma práctica de hacer más cantidad de una vez ya que la jarra de este robot de cocina tiene dos litros de capacidad y, además, puedes verterlos en diferentes tarritos individuales que guardarás en la nevera, para que cada uno lo acompañe con lo que le apetezca.
  • Puedes preparar la mezcla con una batidora de jarra y repartir en diferentes recipientes y aprovechar las bondades de tu horno: calienta a 50ºC durante 30 minutos. Mete el yogur en el horno y mantén a esa temperatura una hora más. Sería ideal tapar la bandeja del horno con una manta pequeña o varios paños de cocina. Preséntalos en la bandeja del horno e intenta resguardarlos lo mejor posible. Este método es el que mejor me funcionaba a mí, ya que mi horno calienta y mantiene el calor por varias horas. Además, están cuajados en el propio tarro de consumo individual y no pierde textura.
  • He oído y leído que hay quien los prepara en un lavaplatos: se aprovecha el calor de un programa largo y se dejan los recipientes en las bandejas del mismo. No puedo asegurarte que este método funcione, pero la idea es buena ya que el lavaplatos también es un ambiente que mantiene calor durante unas horas. Si lo pruebas, cuéntame cómo te va a ti.

A continuación, te dejo algunas cuestiones que yo mismo me planteé cuando comencé a preparar mi propio yogur.

¿Se puede minimizar el sabor ácido del yogur?

Ese sabor ácido puede resultar desagradable, pero no es perjudicial para la salud. Puedes endulzar con azúcar, panela o miel en el momento de servir para suavizar la acidez, pero no lo agregues en el proceso de transformación de leche a yogur, ya que no cuajara igual.

Si quiero un yogur más espeso ¿cómo lo puedo conseguir?

Hay recetas que recomiendan agregar un 15% de nata y/o un par de cucharadas de leche en polvo. La decisión es tuya y es perfectamente válida, pero ten en cuenta que el yogur resultante será algo más calórico.

¿Se puede agregar mermelada en el fondo del vasito mientras se hace el yogur?

He visto distintas recetas en las que optan por esta práctica. Yo lo hice una vez en vasitos individuales y no me cuajó bien. Probablemente agregan algún tipo de espesante o cuajada porque a mí no me funcionó,  ya que al agregar el preparado de leche, la mermelada se mezcló en todo en recipiente. Prefiero agregar la mermelada en el momento de servir mi ración.

Ser consciente de tu alimentación, es cuidar de tu salud.

Al final, lo importante de todo esto, como te explicaba al principio, es intentar ser el dueño de tu alimentación y saber en todo momento lo que estás comiendo.

En sucesivos posts, aprenderemos como elaborar otras preparaciones de manera más sana y casera.

 

Sobre el autor: Iván Alonso

2 comentarios de “Como hacer tu yogur casero”

Puedes responder o Trackback en este post.

  1. Felipe del Río - 10 enero, 2019 at 4:13 pm Reply

    Hola, Iván
    Otra forma de prepararlo sería utilizando una caja de porex grande e introduciendo un recipiente con agua hirviendo. La caja aísla perfectamente y la temperatura se mantiene durante esas 8-10 horas

    Saludos

    • Iván Alonso - 11 enero, 2019 at 12:33 pm Reply

      Buenos días Felipe. Muchísimas gracias por tu aportación. Que interesante parece porque de esa forma no gastas nada de electricidad (salvo cuando pones el agua a hervir).

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se publicará.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.