Barra integral de pueblo

Una buena barra de pan integral, es ideal para un plato contundente.

Cuando saqué este pan del horno, me acorde de esas barras de pueblo que se ponen en medio de una mesa en la que se van a comer un par de buenas cazuelas de caldo cargado de alubias con un buen condumio; y es que este pan recién hecho de miga tierna pero densa, por su contenido integral, bien sirve para acompañar un buen plato de cuchareo.

De la formula inicial, yo he separado los ingredientes en dos partes iguales porque me apetecía hacer una de las barras con semillas. Tú puedes hacer una barra tamaño XXL o dos medianas iguales.

Lo importante de esta receta es aprender una de las técnicas que uso yo para hacer una barra.

¡Manos a la obra!

¿Qué ingredientes vas a necesitar para estas barras rústicas?

  • 500 g de harina panadera
  • 220 g de harina de espelta integral
  • 30 g de harina blanca de centeno
  • 7 g de levadura seca
  • 380 g de agua
  • 8 g de sal
  • 50 g de semillas al gusto (para una barra)

Unos detalles a tener en cuenta antes de empezar:

Fíjate que no he usado mucha harina integral. Apenas un 50% de espelta integral será suficiente para dar un toque rústico, resultando una miga bien tierna. El centeno, aun no siendo integral, ayuda a fortalecer un sabor más profundo a la miga.

Si usaras masa madre de cultivo y te defiendes bien con ella, no será necesario que agregues levadura seca. En esta ocasión he preferido usar la levadura rápida, para que todos podamos disfrutar de un pan rico y sabroso sin tener que estar batallando mucho con la masa y los tiempos de espera.

 

Comenzamos con el amasado inicial:

Como ya dije al principio, he optado por preparar dos barras: una normal y otra con semillas al gusto. Es por ello que he separado los ingredientes en dos recipientes y a uno de ellos le he agregado 50 gramos de semillas: sésamo crudo, chía y lino dorado.

La forma de amasar las barras es la que tradicionalmente he venido explicando en anteriores recetas, es decir, agregando los ingredientes y amasando a máquina y con el gancho hasta que la masa se mezclara y agarrara al accesorio. Luego se deja reposar 15 minutos y volvemos a trabajar un par de minutos más. Pásala a la mesa de trabajo y bolea con decisión hasta que la superficie de cada bola se torne en lisa y fina. No es una pieza de alta hidratación, así que no te resultará complicado de conseguirlo.

Cuando tengas las dos masas listas, déjalas reposar una hora para que luego podamos estirar bien y formar las barras.

No pierdas detalle de como estirar las barras.

Para comenzar a formar las barras fíjate como se forma el pan de molde que te enseñe hace un tiempo: comienza aplanando la bola formando un rectángulo. Puedes ayudarte de un rodillo, pero no dejes la pieza muy fina. Toma los dos extremos de la parte de arriba y pliega como si fuera un sobre y comienza simultáneamente a cerrar y enrollar. Insiste en que la cremallera o cierre quede recto a lo largo de toda la barra. Haz presión en el centro para alargar y rápidamente llega a las puntas, sellándolas bien para que no se abra el pan en el horno.

Deja fermentar las barras en un lugar sin corrientes de aire.

Vuelca las barras en un paño de fermentación enharinado con el cierre hacia abajo y espolvorea con abundante harina para que no se pegue la tela a la superficie. Tápalo bien y a temperatura ambiente deja fermentar al menos 90 minutos (en mi caso las deje algo más de dos horas porque hacia fresco en casa). Si ves que antes de tiempo las barras están casi doblando de tamaño, puedes ir preparando el horno.

Solo nos queda preparar el horno. Es imprescindible que conozcas bien el tuyo, para que consigas un acabado de categoría.

Coloca las dos barras sobre papel vegetal en la placa de horno.

Precalienta a 300ºC y prepara un vaso de agua para generar vapor: coloca una bandeja en el piso del horno para verter el agua en el momento justo.

Una vez el horno está listo, debes proceder rápidamente. Primero practica sendos cortes, profundos y en ángulo recto, en cada barra. Abre el horno, mete la placa con las barras, vierte el agua en la placa base y cierra la puerta. Deja cocinar de este modo unos 5-7 minutos. Luego abre la puerta dejando que salga el vapor y baja la temperatura a 260ºC. Pulveriza el interior del horno y cierra para hornear durante otros 20-25 minutos más.

Si todo ha ido sobre ruedas, tu horno se porta bien y has formado las barras convenientemente, el resultado será similar, sino mejor, al de las fotos.

 

 

 

Sobre el autor: Iván Alonso

2 comentarios de “Barra integral de pueblo”

Puedes responder o Trackback en este post.

  1. Laura - 14 noviembre, 2018 at 9:57 am Reply

    Me encantan el colorcito de esa barra de pan. Reconozco que el pan integral me gusta mucho, sobre todo, en rebanadas.

    Cuando me entre de nuevo el gusanillo de hacer pan, probaré con estas barras.

    Besitosssssssssss

    • Iván Alonso - 14 noviembre, 2018 at 10:07 am Reply

      Y si no te entra el gusanillo, te las preparo yo amiga. Esta variante con centeno blanco no las había probado y parece que el centeno y yo nos vamos entendiendo…jejeje!!!!

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se publicará.

Información sobre protección de datos:

Responsable: Iván Alonso Jiménez.

Fin del tratamiento: Controlar el spam, y gestionar los comentarios.

Legitimación: Tu consentimiento.

Comunicación de los datos: No se publicarán los datos, salvo por obligación legal.

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad u olvido.

Contacto: panescongarra@gmail.com